El carguero que vimos pasar.

 

24 x 13 de altura.

 
Los gurises se fueron a pasar la noche en la  vieja posta de diligencias del arroyo Chuy, a dos leguas y poco del pueblo. Medio tapera en esa época. Después de comer, ya oscuro, pesó el cansancio y la medianoche sosegó las voces y las risas de los cuentos.
La madrugada trajo un ruido sordo de cascos de caballos sobre el puente de piedra. Algunos, con un poco de temor, se arrimaron a los huecos que hacían de ventanas en la antigua construcción. El carguero pasaba despacio con su caballo de tiro. Yaguarón quedaba lejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.